Cómo preparar el Jugo de Aloe Vera en casa

Para comenzar te diremos una recomendación que debes tener en cuenta, pues es importante que no demores mucho tiempo preparando tu jugo de aloe vera luego de haber cortado la hoja del mismo, ya que se oxida muy rápido y como resultado pierde sus propiedades, por lo que no ocasionara el mismo efecto en ti.

El Aloe Vera contiene múltiples propiedades que le vienen muy bien a nuestra salud. Consta de una planta muy utilizada por lo maravillosa que es, conocida sobre todas las cosas por sus grandes poderes curativos en afecciones de la piel, es decir que es usado en forma externa. Pero también se encuentra otra manera muy interesante de aprovechar sus beneficios y es consumiéndolo en forma líquida, es decir, de jugo.

Entre sus grandes propiedades, vale resaltar que el jugo de Aloe Vera resulta  muy favorable para todo tipo de inconveniente digestivo, ya que regula el tránsito intestinal, dejando sin lugar a la acidez, previniendo la diarrea, etc. De la misma forma resulta altamente favorable para la curación de úlceras que se encuentren en el intestino y en el estómago.

¿Por qué prepararlo?

Cómo preparar el Jugo de Aloe Vera en casa

Como ya sabemos, hoy en día ya todos los productos han sido explotados comercialmente, y cuando hablamos del jugo de aloe vera no es la excepción, No obstante lo ideal sería beber uno preparado por ti en tu propia casa.

Al ser fabricado por nosotros mismos nos aseguramos de que estamos consumiendo un producto 100% orgánico y que por tal  manera no posee ningún tipo de ingrediente químico o artificial y mucho menos aditivos maliciosos como los conservantes, saborizantes, etc.

Pasos a seguir para la preparación del jugo de Aloe Vera

Toma de la cocina un cuchillo que se encuentre bien afilado y corta algunas cuantas pencas (hojas carnosas) de la planta que tengas a disposición. Con mucho cuidado haz el intento de cortarlas bien pegadas a la base, pero sin lastimar a las demás hojas que se quedarán pegadas en la planta.

Debes cortar de primero las hileras laterales que contienen pequeñas espinas, luego lava con mucho cuidado las hojas que acabas de cortar. Pela la concha o corteza de las pencas y ve a botarlas en la basura.

Debes asegurarte de quitar bien la pequeña capa amarillenta que está por debajo de la corteza, pues esa capa puede resultar muy irritante e incluso causar diversas enfermedades como diarrea y molestias al estómago, adicionalmente tienen un sabor desagradable al ser muy amarga.

Guarda contigo solo los cristales, es decir la sustancia gelatinosa que es trasparente que se haya en el interior de las hojas. Coloca el gel que hemos extraído del Aloe Vera en una licuadora, procesadora o batidora. Añade a la preparación un poco o la cantidad que consideres necesaria de jugo de una fruta cítrica. Continúa con el licuando unos minutos más, hasta obtener una consistencia totalmente homogénea.

Datos a tener en cuenta

Como ya te habíamos mencionado al principio es fundamental que prepares tu jugo de aloe vera rápidamente después de haber cortado las hojas, pues estas comenzaran a oxidarse de manera muy rápida al entrar en convivencia con el aire.

Una vez ya hayas preparado la bebida,  esta debe ser colocada en la nevera, en un recipiente que sea hermético. Allí se pudiese conservar hasta un máximo de una semana, mientras tú lo vas consumiendo, aunque cuanto menos dure en la nevera y se consuma más rápido mejor, y es que entre más rápido se beba más se logran aprovechar sus propiedades.

Si es de tu gusto, puedes endulzarlo usando algún producto natural como la miel.

Como habrás podido observar, se trata de un procedimiento muy fácil y sencillo. Su preparación tan solo requiere de unos pocos minutos de tu  apreciado tiempo y dedicación. Pero las ventajas que le generara a nuestro organismo son incontables.

Si posees una planta de Aloe Vera en tu hogar, o puedes conseguirla de algún familiar, no tardes en preparar este maravilloso jugo que te ayudará a sentirte de la mejor manera posible y con más energía para realizar las actividades que te exija tu estilo de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: