Remedios caseros para la fiebre

Remedios caseros para la fiebre: Se llama fiebre a la elevación de la temperatura corporal, que suele producir nuestro organismo en respuesta defensiva ante algún padecimiento, por lo tanto, no puede ser considerada como una enfermedad, sino más bien un síntoma, el cual se logra determinar cuando el cuerpo presenta una temperatura axilar mayor a 38 ºC para ser más exactos, además de que también suele ocasionar escalofríos, dolores de cabeza, debilidad, etc. Si quieres saber cómo reducirla, evitando el consumo de algún medicamento, sigue los remedios caseros para la fiebre que te traemos a continuación y conoce más acerca de que llega a provocar su presencia en tu cuerpo.

 Causas principales de la fiebre

Remedios caseros para la fiebre

En su mayoría, la fiebre es causada por trastornos infecciosos como, por ejemplo, las infecciones bacterianas, las gastrointestinales, las cutáneas, entre otras. Sin embargo, también puede ser provocada por otros factores, tales como: cáncer, resfriados, enfermedades de transmisión sexual, lupus eritematoso, etc. Por esta razón es recomendable acudir a un especialista si notamos que esta tiene una duración de 4 o más días, cerciorándonos así, de que no padecemos ninguna enfermedad riesgosa.

Remedios caseros para la fiebre

Remedios caseros para la fiebre

  • Remedios caseros para la fiebre: Infusión de salvia y limón

La combinación entre la salvia y el limón crean uno de los mejores remedios caseros para la fiebre, pues la salvia, es bien conocida por contar con grandes propiedades antisépticas, sin mencionar las propiedades antibacterianas que posee el limón, por lo que la mezcla de estos dos ingredientes, será totalmente benéfica para tu salud.

Para su preparación deberás hervir una taza o más de agua, dependiendo de la cantidad de té que desees preparar, posteriormente agrega unos 25 o 30 gramos de hojas de salvia y espera 10 minutos mientras que la preparación sigue en ebullición. Al pasar el tiempo requerido, apaga el fuego y deja que repose otros 10 minutos más, luego procede a colar la infusión y agrégale el jugo de medio limón. Si deseas, puedes beberlo así o añadirle una cucharada de miel para darle más sabor y no olvides que es necesario consumirlo dos o tres veces al día hasta reducir la fiebre

  • Remedios caseros para la fiebre: Té de canela

Entre los demás remedios caseros para la fiebre, este es considerado uno de los más eficaces y prácticos gracias a su sencilla preparación, la cual consiste en agregar una cucharadita de canela en polvo, en una taza con agua a punto de ebullición, luego es necesario dejar que esta repose unos 3 minutos para que libere todas sus propiedades sudoríficas encargadas de reducir la fiebre y, al finalizar este tiempo, se debe colar la infusión para que no resulte molesto su consumo. Este remedio debe ser bebido cada hora hasta notar un cambio positivo en la temperatura.

  • Remedios caseros para la fiebre: Té de albahaca

El té de albahaca puede ser tu gran aliado para reducir la fiebre, pues este es usado normalmente en procesos gripales, gracias a las propiedades analgésicas que posee. Los pasos que debes seguir para la preparación de esta infusión, son los que ya realizamos en los remedios caseros para la fiebre anteriormente vistos.

Estos remedios te serán de gran ayuda para disminuir el síntoma, sin embargo, nunca esta demás seguir unas cuantas recomendaciones que acompañen estos remedios caseros para la fiebre, haciendo el proceso mucho más rápido y eficaz

  1. Una de las recomendaciones mayormente usada en los niños pequeños, es humedecer dos trapos o calcetines y, colocarlos sobre ambos tobillos, teniendo en cuenta que la tela húmeda no debe gotear. Este método calmara un poco la fiebre y proporcionara alivio rápidamente.
  2. Para descender la temperatura puedes tomar un baño de agua caliente por unos minutos, de esta forma, no solo reducirás la fiebre, sino que también te relajaras mientras lo haces
  3. Guardar reposo es fundamental para bajar la temperatura corporal, pues de esta manera no estarás forzando a tu organismo
  4. Es preferible consumir líquidos en lugar de alimentos sólidos, ya que, al igual que en la recomendación anterior, el organismo no se verá tan forzado al tener que procesar comida muy pesada.
  5. Mantenerse hidratado es excelente para que el cuerpo tenga una mejor defensa ante cualquier organismo negativo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         Es importante prestar atención a nuestros cambios de temperatura corporal, pues es preferible detectar la fiebre a tiempo y mantenerla controlada antes de que se vuelva algo más grave, especialmente en los niños, personas de la tercera edad y embarazadas, aunque si pones en práctica los excelentes remedios caseros para la fiebre que te enseñamos, de seguro lograras controlar, aunque por otro lado, si la fiebre perdura y no disminuye con ninguno de estos métodos, es preferible asistir a un especialista como ya mencionamos anteriormente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: