La Higiene Dental como Salud y no Como Estética

La Higiene Dental es básicamente Cuidar la salud bocal. No es solo una cuestión de estética, sino que también es importante para mantener una salud general en buenas condiciones. La boca puede mostrar indicios de que sufre una enfermedad grave y, además algunos problemas dentales pueden ser la causa de la aparición de algunos problemas serios de salud.

Lo primero será aconsejarte, para prevenir los peores casos. Donde lo primordial es cepillarte los dientes después de cada comida, o por lo menos tres veces a día, masajear las encías e incluir la limpieza del paladar y la lengua.

Como consecuencia de un mal cuidado bocal, se puede dar la “Piorrea”, la cual se trata de una enfermedad que, si no se trata a tiempo, puede causar infecciones en los ligamentos de las encías. También puede darse la perdida de los dientes (debido a que no tiene un buen soporte en la encía).

Remedios Caseros para una Excelente Higiene Dental

 

La Higiene Dental es básicamente Cuidar la salud bocal.

 

Anteriormente mencionado, la higiene dental puede ser tratada mediante distintas remedios naturales que permitan un excelente tratamiento, para una reducción de la inflamación de las encías y que al mismo tiempo elimine las bacterias acumuladas en la boca. Ahorrándonos de esta forma la cita con el dentista

Para empezar, podemos utilizar el jugo de limón, algunas personas tienen la opinión que el cítrico de esta fruta no es bueno para la boca. No obstante, el limón tiene propiedades antisépticas y limpiadoras muy potentes. Donde lo único que se debe hacer es usar poca cantidad para no manchar los dientes.

Otro uso de esta técnica, es empapar una bola de algodón en este cítrico y pasarla por toda la boca, de forma que limpie aquellas “manchas” de los dientes e incluso dar un buen aliento. Luego de este procedimiento, no te olvides de enjuagarte con agua tibia.

Como segundo remedio, el uso de la lechuga es caracterizado, debido a que se trata de un calmante y antiinflamatorio recomendado para todo tipo de problemas en las encías. Te aconsejamos el masticar las hojas de una lechuga cruda, bien lavada y luego de cada comida.

La Guayaba, es una fruta con altos nutrientes como la vitamina C, que actúa como tónico para los dientes, donde lo único que se tiene que hacer, es consumir algunas rodajas de guayaba como postre. También se puedes masticar las hojas para mantener la boca sana y ayudar a detener el sangrado de las encías.

Súper remedios para la higiene dental

Un remedio que pueda llamar mucho la atención es el uso de las cascaras del plátano, que no solo sirve para blanquear los dientes, sino que ayuda a cuidar la salud de las encías y tratar enfermedades periodontales.

El dolor de muelas es famoso por los problemas que nos generan, además de provocar molestias en las encías, suelen provocar hinchazones del rostro en la zona que nos afecte. La causa más común de esa enfermedad es la rotura de una pieza dental o la aparición de las terribles caries.

Como gran blanqueador natural podemos encontrar el uso del agua oxigenada, por ello, podemos usarlo, una vez a la semana, añadiendo tres gotas en nuestro cepillo de dientes.

El Bicarbonato de Sodio, otro remedio ayudante para el blanqueamiento de nuestros dientes, además de ayudarnos a prevenir la caries. Podemos usarlo al momento de cepillarnos los dientes, pero con suavidad, para no rallar el esmalte. Este tratamiento lo podemos usar un máximo de dos veces a la semana o por mes.

Otro remedio natural, es la aplicación de la planta de Aloe Vera, que nos puede ayudar a reducir la inflamación de nuestras encías que produce la Gingivitis. En una de sus hojas, debemos de retirar la pulpa, y con este gel realizar masajes en las encías unas 3 veces al día, luego de estos procedemos a cepillarnos los dientes.

El uso del Tomillo (es planta aromática con propiedades medicinales), lo debemos de hacer de forma de enjuagues, el cual ayudara a combatir las bacterias que causan problemas dentales.

Tendremos que preparar una infusión del tomillo, vertiendo dos cucharadas de esta en una taza con agua hirviendo. Luego se deja reposar y enfriar, para luego aplicarla en las zonas afectadas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: